TERGIBÉSAME

El primer día que te ví me regalaste un boceto de tu risa a carcajadas.

Lo demás no tiene nada que ver con exposiciones ni paisajes,

no me pintaste obras de arte de las que valen una millonada

sino garabatos de los que hacen los críos con ilusión,

y te juro que no hay persona que pagaría más por tus trazos

que aquella a la que enseñaste a reír,

pues eso,

a carcajada limpia.

 

El segundo me enseñaste a gritar sin articular palabra,

La inapreciable diferencia entre sonido y ruido,

Y es que hay personas y personas,

las que disparan sin importar el eco de la pólvora

y las que lo hacen con silenciador,

y juro que al encajar su bala,

no oí ni el aleteo de una mosca

ni siquiera molesto ruido de fondo.

 

El tercero, bueno…

Me quedé sin fondo porque no hubo tercero,

Ni último, debido a mi herida mortal,

Fuimos acusados de ser cómplices en complicidad,

Condenados por esta sempiterna simbiosis que,

Hace que tu nombre esté a salvo en mis labios

Y los tuyos permanezcan sellados en el delirio

de pedir a gritos sobredosis de mi saliva.img_20160721_123848

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s